http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-134570014-ojos-que-no-ven-marina-madsen-poesia-nuevo-_JM

Bienvenidos a la tierra virtual del fuego y la Palabra

Ahí ,

donde no hay tierra debajo,

solo fuego.

Eso

es un Poema.

domingo, 3 de mayo de 2020



Homenaje a Graciela Silva
Compañera, escritora, amiga.
        Para nosotros eras Gra, la de las dos orillas, antes, mucho antes de que alumbraras tu libro. Supongo que por esa condición de inmigrante y de porteña a la vez. Venías de enfrente del gran río. Tu literatura está preñada de esa experiencia. Pero, vos, Gra, no tenías sólo dos orillas. Tenías millones de orillas. Esculpías tus bordes, los pulías con esa dedicación artesana y docente. Fuimos viendo crecer tu brillo, que era también nuestro brillo. Ahora tu obra ya es de piedra y memoria. Ya sacaste todas tus impurezas, todo furcio, toda repetición. Dejaste tu legado en nuestra orilla y, tu cariño y tu respeto por el otro, ese don tan difícil de hallar en estos días, como aliento y ejemplo. Sólo podemos leerte, cómo si aún te escucháramos, porque vivís en nuestra evocación. Estás en nuestra historia. Podemos dolernos porque el dolor es símbolo de un paso generoso por el mundo.  Podemos inmortalizarte desde nuestros humildes espacios hasta que, volvamos a verte, seguro, allá, en la próxima vida.


sábado, 4 de abril de 2020

Poemas de Cuarentena IV Anécdota


A la cuarentena
gatito no se adhiere.
Huye a la terraza
y pelea
con el gato de enfrente.
 No ahorra su ración,
no cuida sus piedritas
y osó caerse
en el patio del vecino.
En rescatarlo hubo
que transgredir:
salir de casa.
Encima
se hace el estresado
y no se deja agarrar
obliga a sacrificar
 un atún en lata.

Limpiarle con gel las patas,
 con alcohol los bigotes
y ponerle un barbijo
que enseguida se saca.
Escapa hasta el balcón,
maullido lastimero
que a su novia llama,
 la besa entre las rejas
 sin respetar la distancia.
Gatito es un rebelde
 rompe  la cuarentena,
 pero él es animal
y siete vidas tiene,
del virus y de la ley 
gatito zafa.
Vos no, mejor

quedate en casa.

miércoles, 1 de abril de 2020

Poema de Cuarentena I

Corona el mundo,
detrás del muro de la piel,
el miedo.

Y sos tan pequeño,
tan,   invisible,
tan frágil,
tan recién nacido,
 viajero sin permiso,
 inmigrante ilegal,
polizón
subido a nuestro cosmos.

Corona el mundo,
 detrás del muro
 nuestro  miedo .

¿Quién te hubiera dado el reino?

Vos, sin armas, sin custodios,
vos, contra todos,
vos,  fértil sobreviviente,
venís  por todos.
Te nos pegaste
 y nos pegaste.
Tu aliento nos destrona
y  así,
tan frágil,
tan
recién nacido,
en ésta, tu inocencia
que no discrimina,

nos has quitado el reino .
Poema de cuarentena III

El reloj pulsera
sobre la mesa
abandonado,
el horario se ha vuelto
sin sentido.
La billetera en la cartera
encerrada y aburrida.
Las chancletas que reclaman
por sus horas extras
 aunque
aún no se animan
a ponerse en huelga.
La casa ó brilla
ó
está más sucia que nunca.
Las camas haraganean, desechas,
perdido el ritmo.
 Los ojos, sólo ven
las sombras de las cosas,
 o su ilusión, o,
 tal vez,
por primera vez
empiecen a ver

                 nuestro interior.

sábado, 28 de marzo de 2020

 Poemas de Cuarentena
                   II

Los aviones se vuelven
pájaros en extinción,
sus vuelos dejan ya
de perturbar los cielos.
Una envidia , dicen,
de su pequeño rival, el murciélago,
les jugó una mala pasada,
dicen, sólo dicen.
Descansan obligadas sus alas,
prisioneras de los hombres
y sus leyes.
Descansan
desesperadas e impotentes.
Descansan sus motores,
                         sus hélices,
                   sus esqueletos,
 enormes fósiles
víctimas del despiste
                        de los hombres.

sábado, 21 de marzo de 2020

Minicuentos de Cuarentena



                                     Inquietas variante de la felicidad


    Compró doscientos tarros de dulce de leche. Se alquiló todas sus películas favoritas, cargó 500 envases de chocolatada. Se aprovisionó con 10 Kg. de galletitas y, decidido a ser feliz por fin, cerró la puerta de su cuarto y arrojó la llave por la ventana. Horas mas tarde descubriría que el baño había quedado afuera.


lunes, 4 de diciembre de 2017

Negro y azul

Azul y negra la duda,
los hundimientos de toda certeza
en un frío que descubre,
 también,
 otros silencios,
otros derrumbes.
 El grito explota
y huele
a oscuridad,
ahoga la esperanza,
se derrama
en esta abismo de agua,
de agua y sal…
Cuarenta y cuatro gotas con nombre
 desbordan a la angustia
y buscan
la luz salvadora.
Pero cuándo,
pero cuál?
No sabemos.
La de ellos?
La nuestra?
 la que los traiga de vuelta?
¿la que reflote la historia,
la hazaña,
el olvido,
la muerte,
cada desaparición,
cada lágrima sin justicia,
cada negra duda,
cada abismo azul…?